Cisne de Valinor: Algún poema de los que firmé como Mercedes o Mimtoledot 

 

Te echo de menos...
pajarillo que golpea mi ventana
que anuncias la esperanza
y ondeas al viento

Silencio que roba la vida
vacío que llena el lugar que ocupabas
daga que corta y borra
los pasos en la arena de aquellas playas
que vivistes y soñastes
junto a las olas del placer y la indiferencia
todo desaparecerá
todo se perderá
inutil luchar
simplemente 
mécete con el viento
y dejate llevar

RATÓN EQUILIBRISTA

 

Llamaradas de dolor,

hunden al ratón equilibrista

que se mira en el reflejo del espejo

El cordón de plata,

de la línea del tiempo,

le hiere, le aprisiona, y le sume en la pena

Todo el mundo admira, a ese ratón artista

todo el mundo, sonrie y luego marcha a casa

pero nadie se acerca y le da un abrazo

nadie, deja que su cabeza repose sobre su pecho

Y él, calla mientras perfecciona la técnica

de como sobrevivir sobre la cuerda floja

La luna volandera, la luna revoltosa

ilumina la noche de los antojos

mientras una caza-estrellas

alcanza una que nunca se apaga,

la besa y la lanza al infinito

mientras espera en vano,

que una rosa lunar, le responda

te amo, pequeña hechicera

 

El camino del exceso - Mimtoledot

De la bullente caldera de mi aflicción, surgen los versos qUe se lleva el infinito, recuerdos, poemas que escribiera ella,  cuando aún era una criatura, ¿te acuerdas tú pequeña gata, de aquellos versos? ¿Eran algo así?

En las noches de pesadillas

saboreo el rostro de quien no pude escapar

cuyas palabras sin estar, me acercan más

Tomame en tus intensos labios

tomame donde las sombras se deslizan

y entonces olvidaré el doloroso destino...

 

Si los recuerdo... y aquel otro poema...

 

Luna sobre el Nilo blanco,

capullo blanco de rosas tiernas

que mece al calor de los cielos, al tierno infante

arco de iris de libelulas lunares

que aletean inseguras por los valles

sin saber de donde vienen y a donde se dirigen

silenciando el rubor de dulces doncellas...

 

Han pasado muchos años, mi ama, y aún el sortilegio de Hermes y Pan, brilla refulgente en el reflejo de los sauces en la Arcadia. La Dama Plateada, aún sigue llorando aquellos versos,  porque el camino del amor, siempre será el camino del exceso, sin él no es locura y sino es locura, es cualquier cosa menos amor verdadero. ¿Deseas oir, lo que ahora recita, murmurando entre sueños?  Si, pequeña gata traidora, déjala que murmure y rompa el monótono silencio, con sus sones...

 

Ya no importa nada...

si vivo, si muero

todo es oscuro y es pena

sin fe, ni esperanza

sin luz, sin promesa

sin amor, sin dueño

Ya no importa nada...

duerme corazón,y ya no sientas

calla, helado y yerto y no padezcas

quizás en tu silencio,

el olvido, la paz encuentra

sirena varada, de negra melena

hoy ya dorada trenza, canta

y en tu canción, que el alma muera

y en espuma de mar, se disuelva

sirena varada, de tristes perlas