Los Maestros Canteros

Demasiadas preguntas y alguna respuesta

Pequeñas pinceladas, para comenzar

Castillo de Monterrei, Ourense ( Foto de Javier García Blanco)
Castillo de Monterrei, Ourense ( Foto de Javier García Blanco)

La iconografía del Románico y el Gótico, tiene doble lectura, ortodoxa y heterodoxa. Muchos creen que sus conocimientos sólo se centraban en su oficio y profesión, y que sus ritos, etc. son producto de las fantasías de investigadores con mucho tiempo libre, sin embargo, cada vez es más evidente que los contenidos, programas iconografícos, gliptografías, formas, volúmenes y ubicación de los edificios, no son producto del azar.

 

Sin embargo, ya en el siglo XV, se dice que el Maestro COnstructor, es un sabio que traza un plan según principios legados por la Tradición a su Constructor, que ejecuta la Obra.

 

La forma espiro-helicoidal en un espacio determinado, y tomando una dirección horizontal, representa la evolución humana. Los grados de la Iniciación también siguen el mismo modelo, por eso se expresan bajo la forma de una escalera de caracol ascendente, es el denominado " Dragón del conocimiento" o "Serpiente de la Sabiduría" y podremos verlas enroscadas en las columnas de algunos templos, partiendo de la base que es la representación de lo físico y lo material para ir subiendo hacia los superior y lo trascendente.

 

Según cuenta la Tradición de los gremios medievales, cuando los "compañeros constructores", celebraban sus ritos iniciaticos, daban una vuelta alrededor del templo por el exterior y otra por el interior, siguiendo el movimiento del sol y deteniéndose en los símbolos que iban apareciendo, recitando fórmulas de su gremio hasta que terminaban la vuelta.

 

El rito, comenzaba en el centro de la Iglesia, en el punto donde se unían las energías del cielo y de la tierra. Entonces comenzaba el recorrido en espiral, recorriendo el iniciado, el templo de izquierda a derecha, según las manecillas del reloj. Para terminar saliendo por la puerta del Oeste, simbolizando el paso de las tinieblas a la luz, el camino de la ignorancia al conocimiento, de la muerte a la vida. Proseguían  rodeando el edificio por fuera,  hasta reencontrarse con el Sol de nuevo en el portico de entrada.

 

El movimiento del Sol y las estrellas, era importante, nos encontramos en plena Edad Media, donde la Astrología, es ciencia y rige los destinos del mundo y el ser humano, y es representada en lugares cristianos tan emblematícos como la Colegiata de San Isidoro de León.

 

Desde la Prehistoria el hombre ha danzado en espiral alrededor de las piedras, o de forma circular siguiendo el movimiento del sol, y de alguna forma, esos cultos al astro rey, son recuperados en esta época medieval, igual que no sabemos bien como, la Tradición Egipcia, tambien ha llegado gracias a la cadena de los iniciados a través de los años y el espacio. Pero ahí tenemos esas Vírgenes Negras ( Isis con Horus) o el pesaje de las almas de Anubis-San Miguel, en Chartres.

 

El simbolo del laberinto, tambien es renovado, junto al de la espiral, de la mano de los Canteros medievales. Y en las catedrales europeas, los laberintos recibiran el nombre de "Laberintos de Salomón".

 

Muchos siglos antes, que los Maestros Canteros, en la Antigüedad, se realizaba un sacrificio de un ser humano, enterrando el cuerpo en el centro de la obra, para que velara por el edificio y que este no se derrumbara. Con el transcurrir del tiempo, el sacrificio humano, fue sustituido por el de una gallo negro, a las deidades subterráneas, ya que con la obra, sus dominios serían violados. El sacrificio de cimentación se hacía de noche y en secreto, y en él, se buscaba el perdón de la Madre Tierra. Allí se colocaba y consagraba una piedra, en el centro de la obra, que será llamada la "Piedra angular" o "piedra cimera". Ya en la época medieval, el ritual es simbolico, y se representará con una mesa rectangular revestida de blando y uno de los compañeros, representará el papel de víctima sacrificial, mientras que los otros, con la escuadra, el cartabón y el compás revisaran el bloque de piedra. Está costumbre ha llegado hasta hoy, y todavía en los Templos cristianos, se levanta la "piedra de ara".

 

A este rito nocturno, se le sumaba, el rito de día que quería lograr el perdón del cielo,semejante a la cimentación, era la inauguratio, donde se consagraba otra piedra que se reservaba para la última ceremonia en algún lugar seguro. 

 

Luego llegaba la fundación,  con la consagración de la piedra cúbica, insuflandole vida, para que despierte.

 

Así poco a poco, las piedras brutas, se van convirtiendo en sillares, alcanzando la perfección de la obra, en un simbolismo alquímico. De esta forma, el aprendiz, se consideraba una piedra bruta. En el siguiente grado, estarían los compañeros con la escarpia y el mallete, etc. todo este simbolismo de los gremios de canteros medievales, serán llevados a la masonería, de una forma especulativa.

 

Según nos ha llegado, este rito, se llevaba a cabo por el Maestro, las obras empezaban de la mano de 7 constructores y finalmente el recinto era consagrado por 9 constructores.  Estos ritos, configurarían el aura protectora y mágica del Templo. Nueve artesanos, velan el alumbramiento del templo, el siete aludía a los Días de la Creación, a los siete grados de perfección, a los siete pétalos de la rosa, los siete planetas, etc.  El valor pitagorico de los números, y su valor mágico, nunca se había perdido y se había seguido transmitiendo en secreto.

 

La piedra cúbica, al terminar la obra, se unirá a las compañeras, y entonará un canto silencioso de alabanza al Gran Arquitecto del Universo.

 

Los Maestros constructores, en su búsqueda del conocimiento tuvieron contacto con las aljamas judías, con los sabios musulmanes y matemáticos, y con la Orden del Temple, de ahí que al final adoptaran la estrella de seis puntas, y se denominaran, "hijos de Salomón". SU Regla del Secreto, como anteriormente los pitagoricos, es categorica y se recoge en los Estatutos de Ratisbona, de 1459, por ejemplo.

 

Los Historiadores de Arte, en la Iconografía Medieval, suelen ver Vicios y Virtudes, otros signos esotericos,  que encierran conocimientos trascendentes. Muy seguramente ambas teorías se puedan unir, y muchos simbolos tengan doble lectura, según la preparación del que los "lea". En ningun sitio, está escrito que sea excluyente, la lectura ortodoxa y heterodoxa, más bien, son complementarias.

 

FULCANELLI: EL MISTERIO DE LAS CATEDRALES

RENE GUENON: SIMBOLOS FUNDAMENTALES DE LA CIENCIA SAGRADA

MAURICE JACOBS: LA CUNA DE LAS CATEDRALES

JOSE ANTONIO MARTÍNEZ PRADO: LOS CANTEROS MEDIEVALES

DAVID JACOBS: LOS CONSTRUCTORES EN LA EDAD MEDIA